Sobre la Tormenta (La Esperanza)

Solo, inmóvil, quieto y mudo ante la tormenta. El viento revuelve tu pelo y agita tu ropa queriendotela arrancar como un amante ansioso ante el deseo. Aterido de frío, incapaz de mover ni un ápice de tu, ahora, frágil y gélido cuerpo. La desolación en la palma de tus manos. La vacuidad en el fondo de tu mirada. Un rayo surca el cielo como un mensajero incierto. Miedo, impotencia, incertidumbre, horror, abulia. Quieres correr, escapar, evadirte pero tus pies han enraizado en la yerma tierra. Abres los ojos. Te despiertas en la madrugada. Aún sientes el viento azotandote y el frío calandote hasta los huesos. Te tapas con otra manta. No puedes dormir. Miras al vacío, cierras los ojos, pero no puedes dormir. Desesperanza…

 

Así  es como te sientes cuando no ves la salida, cuando estas atrapado por un problema. Puede que la tormenta no sea física y que solo tú puedas percibir las nubes densas, oscuras, negras. Puede que las nubes se mantengas sobre tu cabeza durante todo el día impidiendote ver el Sol, puede que sigan ahí ocultandote la Luna. Tal vez pasen de largo y no descarguen su furia sobre ti. Tal vez no se vayan y comiencen poco a poco a deshacerse sobre tu cabeza, puede que la tormenta se desate con toda su fuerza. Puedes estar mojado, inmóvil, aterido de frío, congelado sin saber que hacer. Pero mas tarde o mas temprano las nubes se alejaran o se disiparán.

Tras la tormenta todo parece arrasado; las ramas arrancadas, la tierra cenagosa y anegada por el agua, todo parece sucio. Pero tras la aparente destrucción se esconde un nuevo comienzo, una nueva oportunidad. Los árboles a los que el viento arranco las ramas se volverán mas fuertes, la tierra yerma y seca ahora esta empantanada por la fertilidad de la lluvia. El Sol reaparece tras las nubes. Un rayo de luz desciende como una pirámide sobre la tierra. Ahora lo que antes parecía yermo y sucio se ve fértil con la promesa de un nuevo comienzo.

Juan de la Cruz en Noche Oscura del Alma dijo:

En la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz ni guía
sino la que en el corazón ardía.

Aunque Juan de la Cruz se refería a otra cosa, podemos coger estos versos como un claro ejemplo de la esperanza, que al fin y al cabo es un tipo de fe, que es a lo que él se refería. Quizá en medio de la tormenta veas oscuridad y destrucción pero cuando todo a pasado veces que no ha sido tan malo. Sentiste miedo, la lluvia mojo tu cuerpo, puede que te constipes  pero a cambio te ha dado tierra fértil. El mundo se compone de la dualidad, para que halla alegría debe haber dolor, para que existan momentos buenos deben existir momentos malos y es por los momentos buenos y por la alegría por lo que debemos sobreponernos al dolor y a los momentos malos. Debemos tener esa luz que en nuestro corazón arde siendo nuestra única guía: la esperanza. Debemos tener la esperanza, por que siempre vendrá algo mejor, por que esa es la mecánica de las cosas, algo malo y algo bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s