Florence + The Machine – Never Let Me Go

Vuelve la reina del Indie, Florence + The Machine, nos trae su último single, Never Let Me Go. Esta es, como todas sus canciones, una pieza que eleva el espíritu, que solo con escucharla paraece que estas escuchando algo sagrado y es a es la magia de su música y de su voz, esa es la magia que asegura su éxito por mucho tiempo.

En esta ocasión Florence Welch se ha teñido el pelo de negro, ha dejado a un lado la sofisticación que la caracteriza y ha optado por un look mucho más normal. La verdad que ese estilismo le favorece solo en algunos planos pero esto es lo que hay cuando lo que persigues es que sea la música quien lo diga todo y que lo demás solo sea un mero acompañamiento, no una distracción.

Un clip sencillo, rodado en una pista de hielo, dos actores, mucha agua en todas sus variantes. oscura y sucia como el petróleo, desbordándose de un lavabo, en pequeños charcos en el suelo o goteando de la ropa. La cantante londinense es de las pocas que pueden hacernos parecer adorable el patinar torpemente. Un vídeo lleno de angustia, pero que tiene ese tipo de belleza grotesca que te conmueve y no te permite apartar la mirada. Todo una obra de arte, como la mayoría de sus vídeos, que te deja sin palabras.

Pero esto solo es un adelanto de algo que promete dejarnos sin aliento. Próximamente Florence + The Machine grabarán un MTV Unplunged en Nueva York, y puede que sea de los mejores que grabe la cadena musical, hasta entonces conformémonos con el vídeo de Never Let Me Go que no es poco.

Looking up from underneath,
Fractured moonlight on the sea.
Reflections still look the same to me,
As before I went under.

And it’s peaceful in the deep,
Cathedral where you can not breathe,
No need to pray, no need to speak
Now I am under.

Oh, and it’s breaking over me,
A thousand miles down to the sea bed,
I found the place to rest my head.

Never let me go, never let me go.
Never let me go, never let me go.

And the arms of the ocean are carrying me,
And all this devotion was rushing out of me,
And the crashes of heaven for a sinner like me,
But the arms of the ocean delivered me.

Though the pressure’s hard to take,
It’s the only way I can escape,
It seems a heavy choice to make,
Now I am under.

And it’s breaking over me,
A thousand miles down to the sea bed,
I found the place to rest my head.

Never let me go, never let me go.
Never let me go, never let me go.

And the arms of the ocean are carrying me,
And all this devotion was rushing out of me,
And the questions of heaven for a sinner like me,
But the arms of the ocean delivered me.

And it’s over,
And I’m goin’ under,
But I’m not givin’ up!
I’m just givin’ in.

Woooah!
Slipping underneath.
Woooah!
So cold, but so sweet.

In the arms of the ocean, so sweet and so cold,
And all this devotion I never knew went on,
And the crashes of heaven for a sinner released,
But the arms of the ocean delivered me.

Never let me go, never let me go.
Never let me go, never let me go.

Delivered me.

Never let me go, never let me go.
Never let me go, never let me go.

Delivered me.

Never let me go, never let me go.
Never let me go, never let me go.

Never let me go, never let me go.
Never let me go, never let me go.

And it’s over,
And I’m goin’ under,
But I’m not givin’ up!
I’m just givin’ in.

Woooah,
Slipping underneath.
Woooah,
So cold, but so sweet

Mirando desde arriba desde abajo,
La luz de la luna esta fracturada en el mar.
Las reflexiones todavía tienen el mismo aspecto para mí,
Como antes de que me hundiera
Y es tranquilo en el fondo,
Una catedral, es donde no se puede respirar,
No hay necesidad de orar, no hay necesidad de hablar
Ahora estoy hundida
Oh, y se está rompiendo sobre mí,
A miles de kilómetros hasta el fondo del mar,
He encontrado el lugar para descansar mi cabeza
Nunca me abandones, nunca me abandones.
Nunca me abandones, nunca me abandones.

Y los brazos del océano me están llevando,
Y toda esta devoción se precipitaba fuera de mí,
Y las estrellas del cielo son para un pecadora como yo,
Pero los brazos del mar me han liberado.

A pesar de la presión es difícil decidir,
Es la única manera de escapar,
Parece una difícil decisión que hacer,
Ahora estoy hundida.

Y se está rompiendo sobre mí,
A miles de kilómetros hasta el fondo del mar,
He encontrado el lugar para descansar mi cabeza.

Nunca abandones, nunca me abandones.
Nunca me abandones, nunca me abandones.

Y los brazos del océano me están llevando,
Y toda esta devoción se precipitaba fuera de mí,
Y las estrellas del cielo son para un pecadora como yo,
Pero los brazos del mar me han liberado.

Y se acabó,
Y yo me estoy hundiendo,
Pero no me estoy rindiendo!
Solo stoy cediendo

Ooohhhh!
Deslizándome hacia abajo.
Ooohhhh!
Tan frío, pero tan dulce.

En los brazos del océano, tan dulce y tan frío,
Y toda esta devoción que nunca supe continuó,
Y las estrellas del cielo son para una pecadora en libertad,
Pero los brazos del mar me han liberado.

Nunca me abandones, nunca me abandones.
Nunca me abandones, nunca me abandones.

Me liberó.

Nunca me abandones, nunca me abandones.
Nunca me abandones, nunca me abandones.

Me liberó.

Nunca me abandones, nunca me abandones.
Nunca me abandones, nunca abandones.

Nunca me abandones, nunca me abandones.
Nunca me abandones, nunca me abandones.

Y se acabó,
Y me estoy hundiendo,
Pero no me estoy rindiendo!
Solo estoy cediendo

Ooohhhh!
Deslizándome hacia abajo.
Ooohhhh!
Tan frío, pero tan dulce.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s